Suscribir

Suscríbase para recibir nuestra publicación gratis en su buzón de correo electrónico.

Introduzca su email:

Ofrecido por FeedBurner

Ser un patriarca - Predicacion

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Dios le entregó la tierra a Josué (Josué 1:3-4), diciéndole que nadie le podría hacer frente en todos los días de su vida (Josué 1:5) y que repartiría esa tierra por heredad; tú, como patriarca podrás repartir por heredad la bendición, el gozo y la felicidad de estar en el camino del Señor a tu próxima generación, pero también habrás dado el primer paso, habrás abierto el camino de la bendición a todas las generaciones venideras en Cristo Jesús y nadie podrá hacerte frente si vas revestidos de la armadura de Dios (Efesios 6:10-20).

Solamente debes cumplir con lo requerido a Josué, “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien” (Josué 1:8); comienza ya, este es el tiempo de la victoria sin importar todo lo sucedido anteriormente, este es el tiempo en que tu debes comenzar a repartir las bendición por heredad; y no estarás solo en esta conquista, recuerda que tienes pastores, líderes y hermanos que te ayudarán física y espiritualmente en ella porque así lo establece el Señor, “Mas vosotros, todos los valientes y fuertes, pasaréis armados delante de vuestros hermanos, y les ayudaréis, hasta tanto que Jehová haya dado reposo a vuestros hermanos como a vosotros, y que ellos también posean la tierra que Jehová vuestro Dios les da” (Josué 1:14-15).

Tu eres el líder, el guía en tu hogar y de tu familia, pero no desestimes el consejo, la ayuda que te brindan tus pastores y hermanos, recuerda que “Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo; Mas en la multitud de consejeros se afirman” (Proverbios 15:22), no te cierres en tus propias opiniones y criterios, para ser un patriarca debes aprender a confiar y a recibir la ayuda que necesites, los espías que Josué enviara a reconocer la tierra fueron ayudados por una ramera, aún el hermano mas desechado de la congregación puede ser usado por el Señor para ayudarte en la conquista si está en santidad y bien encaminado en las cosas de Dios, el Señor te dará el discernimiento necesario para que te transformes en un patriarca formador de sueños, “El entendido en la palabra hallará el bien, Y el que confía en Jehová es bienaventurado” (Proverbios 16:20), Dios llamó a Abraham a dejar su nación a causa de la idolatría que allí se movía, lo llevó a dejar a su familia y la casa de sus padres para transformarse en un patriarca formador de sueños, a él no le importó dejar atrás su vida pasada, sus riquezas materiales o los sacrificios a realizar, él cumplió con la voluntad de Dios, y aún hoy continuamos viviendo esos sueños, aún hoy nos movemos como hijos de Abraham, como hijos de la fe.

Volvamos al Libro de Josué, “Y cuando las plantas de los pies de los sacerdotes que llevan el arca de Jehová, Señor de toda la tierra, se asienten en las aguas del Jordán, las aguas del Jordán se dividirán” (Josué 3:13), no importa lo caudaloso del Jordán, no importa lo grande que puede ser el Jordán que debas pasar para conquistar tu tierra y convertirte en un patriarca, solamente debes levantarte como sacerdote de tu hogar, firme, en santidad y comunión con tu Padre Celestial, para que en el momento en que tus pies se posen sobre esta tierra las aguas del Jordán se detengan, la corriente del mundo que venía afectando esa tierra, que venía azotando tu familia desde muchas generaciones anteriores se detendrá, se dividirán las aguas para que tu te puedas convertir en ese patriarca que marque el camino de todas las generaciones venideras.

Ahora solo resta que cada uno entrone al Señor en el lugar mas alto de sus corazón para que generación tras generación conmemore el día en que las aguas se dividieron en ese hogar, para conmemorar el día en que las corrientes del mundo se detuvieron para que tu familia pudiera tomar posesión de la paz, gozo y felicidad que el Señor nos promete en su Palabra, dando lugar a tu conversión en un patriarca; ese día en que como Moisés proclamaste: “¡Jehová¡ ¡Jehová¡ fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación” (Éxodo 34:6-7).

Si dispones tu corazón para convertirte en un patriarca que encamine todas las generaciones venideras en los caminos del Dios, hoy el Señor quiere decirte: “¿No está aún la simiente en el granero? Ni la vid, ni la higuera, ni el granado, ni el árbol de olivo ha florecido todavía; mas desde este día te bendeciré” (Hageo 2:19); solamente dispone tu corazón para la transformación y será el Señor quien haga la obra para que sean bendecidas todas tus generaciones.

Usuarios en línea

Usuarios en línea

Nuestro lugar de encuentro

Los Laureles N° 302 esquina Los Olmos

Santa Cruz del Lago - Carlos Paz,
Córdoba, República Argentina

Para mas información llamar:

Teléfono: 03541-494800

Top 5 Hosting Review